fbpx

¿Todos pueden trabajar para una startup?

Una startup es una empresa con el potencial de crecer de manera explosiva. Oficinas que inspiran creatividad, mesas de ping pong, días de home office, calls en zoom y skype con un equipo de diferentes nacionalidades, chats en slack con miles de adjuntos pero también un google calendar repleto, capacitaciones e integraciones en un país extranjero,  ¨necesito esto para ayer¨ y ¨work hard play hard¨ ¿Cualquier talento puede adaptarse a trabajar para una startup?

Rápido ascenso

Cuando una startup está en sus inicios,  todos generalmente hacen de todo. El ambiente dinámico hace que sus empleados puedan participar en proyectos retadores y prioritarios, cosa que en una corporación no pasaría tan fácilmente. Un colaborador que ingresa a una startup en etapa temprana, constantemente está viendo los resultados de sus esfuerzos en relación proporcional al crecimiento de la compañía.

El trabajo que hace puede ser altamente notado y recompensado. La cultura aún está en formación. Las jerarquías son relativamente planas y los equipos chicos. Es sencillo tener  acceso directo a todas las gerencias y altos mandos de la empresa con una simple reunión de zoom o un mensaje por slack. La inteligencia es medida por resultados rápidos y efectivos, sin darle mucho peso a un título o a quien conozca. La posibilidad de ascenso es alta y rápida.

Aprendizaje permanente

Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. A diferencia de una empresa tradicional, en donde todo tiene un proceso y un área definida, en una startup, un colaborador de no tanta experiencia podría tener que hacerse cargo de alguna emergencia y quedar a cargo de funciones importantes como salir a hablar con la prensa y representar a la empresa o hablar de un tema en particular como un experto.

En una estructura tan horizontal, cada colaborador será el responsable directo de las decisiones que tome y de sus resultados. Esto trae un alto nivel de stress y frustración (ya que no siempre todo marcha según lo planeado). Pero por otro lado, el bienestar que genera ver prosperar esa decisión que cambia el rumbo de la compañía y hace que crezca un poco más, es una de las satisfacciones mas grandes que puede obtener un profesional.

El nivel de ¨seniority¨ y responsabilidad que puede alcanzarse es alto y rápido, y, si demuestra resultados, puede crecer y ascender desde una edad muy joven.

Cultura en formación

La estructura organizacional plana fomenta la toma de decisiones en equipo al mismo tiempo que permite a cada uno de los colaboradores ser responsables directos de cada una de ellas.

El intercambio de ideas es rápido, sin esfuerzo, estimulando la creatividad y tomando siempre el camino más desafiante e innovador.
Los valores que comienzan a formarse desde el inicio tales como honestidad, transparencia y resiliencia, se vuelven claves.
En una startup, los cambios son rápidos y constantes.
Se necesita mucha autonomía, flexibilidad y capacidad para adquiere bastante responsabilidad.
Un profesional que está en plena formación y quiere desarrollarse de una manera acelerada, creativa y divertida, que no quiere decir sencilla, no dudará en dar el salto y unirse a un equipo de alto impacto.

By Lic. Analía Fernández

¿Todos pueden trabajar para una startup?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *