Referencias laborales… ¿Cómo y cuándo pedirlas?

Si bien muchos creen que los profesionales de Recursos Humanos no llaman para pedir referencias cuando están seleccionando a un nuevo trabajador, se equivocan. Según diferentes estudios, las malas referencias profesionales son una de las principales causas que dificulta quedar seleccionado para un empleo.

La importancia de contar con referencias positivas a la hora de buscar trabajo muchas veces no es tenida en cuenta, pero la realidad es que 6 de cada 10 reclutadores han descartado candidatos por referencias laborales negativas o poco positivas.

La decisión de cuándo pedir las referencias laborales las evalúa cada selector de personal, generalmente de acuerdo al perfil para el puesto, exigencias de la empresa y su urgencia.

En la mayoría de los casos, los selectores no tienen tan solo un candidato, sino dos o 3 de los cuales las referencias laborales ayudarán a definirse por uno, dos o los 3 dependiendo el requerimiento de cada organización.

Amor y odio por las referencias laborales

Los fanáticos los ven como una forma segura de descubrir las habilidades de los candidatos, y si es probable que sean un fenómeno o un fiasco. Los enemigos, por otro lado, consideran que son una completa pérdida de tiempo.

Una de las razones por las cuales las verificaciones de referencia pueden sentirse inútiles es que muchas empresas no implementan ninguna estructura al pedirles a los candidatos que hagan una lista de referencias. Como era de esperar, terminan con la información de contacto de amigos y familiares del posible colaborador, que invariablemente dirá que el candidato es bueno.

Pero cuando las verificaciones de referencia se hacen bien, pueden ser de gran ayuda y hacer diferencia entre contratar a la persona correcta o incorrecta. Entonces, para ayudarte a obtener más de este proceso, hemos investigado y presentado quiénes son las mejores referencias para hablar…

Habla con las personas adecuadas: haz que tus candidatos te ayuden a acercarte a sus ex gerentes.

En lugar de hacer que los candidatos te brinden una lista de sus opciones de referencia, mejor pídeles que incluyan los nombres y números de teléfono de sus gerentes anteriores en su solicitud. Comprensiblemente, es posible que no quieran que hable con su jefe actual pero si se le puede solicitar hablar con un jefe de un puesto anterior.

Esta es una solicitud justa, y la forma en que los candidatos responden (¿son útiles o evasivos?) puede ser una pista crítica sobre qué tipo de empleado podrían ser. Además, tu candidato puede ser la persona ideal para realizar sus llamadas de referencia.

Una vez que tengas a la persona adecuada en el teléfono, haz preguntas que revelen información útil. Asegúrate de decirles que todas sus respuestas, sin importar cuán radiantes o evidentes sean, se mantendrán en absoluta confianza.

Un fuerte control de referencia puede ayudarte a asegurarse de que contrate al candidato adecuado.

Con el embellecimiento, el bordado e incluso la mentira abierta como posibilidades durante el proceso de la entrevista, las verificaciones de referencia bien ejecutadas pueden ser realmente beneficiosas.

Pero esto no debe verse simplemente como una oportunidad de hacer tropezar a su candidato. Una conversación real con un ex supervisor puede tener otros beneficios. Por ejemplo, puede nivelar el campo de juego para un candidato introvertido. Como el Financial Times preguntó en un artículo titulado “Los introvertidos son un problema para los entrevistadores”, ¿cómo “pueden los empresarios persuadir a los introvertidos a tocar sus propias trompetas sino le gusta tocarlas”?

Para un Gerente de RR.HH., una entrevista de referencia sólida también puede darle una ventaja enorme en la gestión de un nuevo colaborador.

Referencias laborales… ¿Cómo y cuándo pedirlas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *