fbpx

Adaptarnos al cambio, a la “nueva normalidad”

¿Cómo nos adaptaremos al futuro del trabajo después del Covid19? Estamos ante una de las peores crisis humanitarias que el planeta ha vivido. No sabemos hacia dónde esta crisis nos dirigirá, pero lo único que tenemos claro es que la realidad que estamos viviendo ahora es muy diferente a la que dejamos antes del confinamiento. Esa normalidad tal como lo conocíamos ya no volverá a ser igual que antes. 

No creo que debamos estar pensando en cómo será nuestra vida post-Covid19, sino con-Covid19 y aprender a vivir en este nuevo contexto. Nuestras prioridades han cambiado de la noche a la mañana y deberemos desarrollar la capacidad de una rápida adaptación para afrontar el futuro del trabajo.

Tendremos que ser realmente buenos en aprender a hacer cosas nuevas. Deberemos tener la mente bien abierta para captar las señales que nos envía el entorno, decodificarlas y rápidamente adaptar nuestra manera de actuar.

Aquellas organizaciones con una mayor capacidad de adaptación serán las que subsistirán: nuevas maneras de trabajar (potenciando el teletrabajo), aumento de todos los procesos de digitalización, fortalecer una relación empática y cercana con nuestros clientes y consumidores, establecer una coherencia con el propósito de las compañías y fomentar un liderazgo basado en la confianza y la empatía.

El futuro nos pide que reimaginemos el trabajo, y avancemos hacia cómo vamos a afrontar las disrupciones constantes que tendremos en las compañías. En estos momentos tan excepcionales, la continuidad del negocio es muy dependiente de una transformación digital efectiva. Integrar la transformación digital se ha convertido en la principal prioridad para muchos negocios.

Encarar esta nueva realidad será una tarea difícil y no podemos aplicar los métodos de análisis que utilizábamos hasta ahora. Las organizaciones deberán crear entornos de trabajo que incentiven compartir el conocimiento, promover equipos diversos, donde se sea tolerante al fracaso e incluso se celebre cuando las cosas no salen como se esperaba. 

Deberemos aprender a enamorarnos del futuro. Nuestras organizaciones deberán ser flexibles, líquidas, tomar riesgos y adaptarse rápidamente al cambio. Estar preparados culturalmente para equivocarse rápido pero aprender más rápido aún y continuamente innovar nuevas soluciones será una de las competencias críticas para destacar en este nuevo entorno.

Nuestro rol en Recursos Humanos 

El nivel de complejidad y ambigüedad a la que nos afrontamos en esta crisis del Coronavirus, no tiene precedentes. Nunca nuestro rol como líderes de Recursos Humanos ha sido tan importante.

¿Qué lecciones estamos aprendiendo sobre el liderazgo de Recursos Humanos en tiempos de Coronavirus?

1. La primera prioridad es la seguridad de las personas

Para aquellos equipos que están trabajando en primera línea o en la fábrica, asegurar que se siguen los protocolos de seguridad, proporcionar los equipos de protección individual necesarios, mantener una distancia social mínima en los distintos puestos de trabajo, medir la temperatura, suministrar geles desinfectantes, separar los equipos para evitar el contacto, organizar turnos para minimizar las interacciones.

Optar por el teletrabajo tanto como sea posible. Para ello es necesario garantizar que telecomunicaciones funcionen (muy relevante el papel que juega el equipo de IT) y ayudar a desarrollar las capacidades tecnológicas que se necesitan para trabajar remotamente.

2. Plan de contingencia

Preparar el plan de contingencia junto con los protocolos previstos en los que se detalle de una manera simple cómo se debe actuar en cada situación. Compartir estos planes de contingencia con los managers de la organización para que estén preparados cuando estas situaciones surjan.

3. Comunicación

Es conveniente hacer el esfuerzo de segmentar los mensajes a dar a cada colectivo, asegurando transmitir las informaciones relevantes para cada equipo.

Es relevante aportar la cantidad justa de información en el momento oportuno, de manera clara y transparente.

Asegurarse que se utilizan todos los canales disponibles.

4. Reacción rápida y ágil

Reacción rápida y ágil, focalizándose en aquellas soluciones viables con diligencia y prontitud, haciendo un seguimiento diario de la situación. 

5. Liderazgo basado en la confianza y la empatía

Son tiempos de escuchar más que de hablar. Todos estamos en una situación de confinamiento, algunos trabajando con los niños en casa, no es fácil. Debemos escuchar activamente, sentirnos cerca de nuestra gente y estar atentos a sus inquietudes o preocupaciones.

Estamos ante una situación donde nadie tiene todas las respuestas. Es aconsejable compartir mejores prácticas con los colegas e intercambiar las soluciones encontradas.
¡Todos estamos confinados pero no aislados!

Adaptarnos al cambio, a la “nueva normalidad”

Un pensamiento en “Adaptarnos al cambio, a la “nueva normalidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *